martes, 15 de marzo de 2016

El instalador


Eugenio era un gordito tímido y acomplejado. Ya cumplidos los cuarenta, todo lo que había tenido siempre de empollón y trabajador lo neutralizaba su incapacidad para hacerse valer, tanto en el ámbito laboral como en el vital. Así, sus esfuerzos en cumplir con creces cuantas tareas le encomendaban los desaprovechaba él mismo al preferir pasar desapercibido. Este era el caso de su empleo en una entidad bancaria, a donde, con su obsesión por el perfeccionismo, muchas veces acudía fuera del horario laboral para tener todo a punto, a salvo de la presión del entorno. Siempre pulcro y atildado, ni siquiera en estos momentos de soledad, aligeraba su indumentaria de traje y corbata.

En una de estas situaciones se hallaba cuando, inesperadamente, irrumpió en la sala, donde Eugenio se concentraba en su mesa ante el ordenador, un operario portando una escalera y una caja de materiales. “¡Uy, perdone! No sabía que hubiera alguien aquí”, dijo el hombre sorprendido. “No se preocupe. Pase, pase”, contestó Eugenio. El hombre entonces se explicó más: “Estoy haciendo el cambio de las cámaras de seguridad y me dijeron que a esta hora no habría nadie”. Eugenio quiso justificarse: “Es que estoy adelantando en un informe y he venido sin saber eso… Haga usted su trabajo. Procuraré no estorbarle”. El hombre sonrió: “Muy amable, joven. Ninguno tiene que molestar al otro”. A Eugenio le sonrojó que lo consideraran un joven. Y es que el operario era un tipo de cerca de sesenta años, robusto y barrigón. Lo resaltaba el mono azul enterizo y abotonado de abajo arriba, aunque con los últimos botones desabrochados, que mostraban el vello del pecho. Llevaba un casco de protección amarillo, que enmarcaba su redonda y afable cara. Instaló la escalera en una esquina enfrente de donde estaba Eugenio para acceder al techo y trepó por ella. Primero tenía que desmontar la cámara antigua y a Eugenio empezó a distraerle la visión de aquel hombre en equilibrio, con la barriga apoyada en los travesaños. Para colmo el operario no parecía que fuera a mantener estrictamente su promesa de discreción porque, a los sonoros resoplidos que iba dando, añadía comentarios para él mismo que, sin embargo, eran bien audibles. A Eugenio le sorprendió que, más que sentirse molesto, la forma en que el hombre se hacía notar, si quiera involuntariamente, le llevaba a estar cada vez más pendiente del instalador. De lo que no se había dado cuenta todavía era que éste sentía también curiosidad por aquel muchacho, desde su punto de vista, tan correctamente vestido que trataba de concentrarse en su trabajo sin demasiado éxito. Y empezó a imaginarse cosas poco decorosas…

Cuando el operario tuvo desmontada la antigua cámara, al enredarse con los cables que salían del falso techo, estuvo a punto de perder el equilibrio y la escalera se tambaleó. “¡Me cag’en!”, soltó. Eugenio se sobresaltó y se puso de pie. Pero el hombre ya se había estabilizado. “¡Tranquilo! Son gajes del oficio”. Bajo con calma de la escalera cargado con el material y, por lo visto, el incidente le sirvió de excusa para destarar su verborrea. “Si es lo que yo digo… Lo mandan a uno para que se apañe solo y pasa lo que pasa”. Una vez soltada su carga sobre una mesa, retomó su cháchara. “¡Joder! Hasta los huevos se me han encogido”. Subrayó su declaración dándose un toque a los bajos sueltos del mono, para turbación de Eugenio, que trató de volver a lo suyo. Pero al instalador ya no había quien lo parara. Se puso a desembalar la nueva cámara. “Y ahora veremos si la puedo encajar en el mismo sitio. Seguro que tendré que hacer otros agujeros… Y sin un puto ayudante que me eche una mano”, se quejó. Aunque Eugenio se encerraba en su mutismo, el hombre ya se tomó la licencia de entrar en lo personal y en plan confianzudo. “¿Qué hace un chico como tú metido aquí toda la tarde? Con la de cosas que podéis encontrar por ahí los jóvenes…”. Eugenio no sabía si sentirse ofendido o halagado porque se empeñara en considerarlo tan joven ¿Tan poca cosa lo vería? Trató de darse ánimos a sí mismo. “Tengo muchas responsabilidades”. “¡Va, papeleo! Pues aquí tengo uno que no veo muy claro ¿Tú sabes inglés?”, preguntó el hombre agitando una hoja de instrucciones. “Sí, un poco”, contestó Eugenio, pese a que tenía varios diplomas. El hombre se le acercó decidido con el papel en la mano. “Es que no quiero meterla por donde no debo”, bromeó con intención. Mientras Eugenio iba traduciendo concienzudamente, el operario se fijó en las regordetas manos, con un poco de vello en los nudillos, que delimitaban los puños de la camisa blanca, lo que le resultó excitante por lo que intuía del resto del cuerpo. Se arrimó más y forzó que se rozara con su muslo el codo de Eugenio. Notó que éste se iba poniendo nervioso sin atreverse a apartarse. “¡Tú sí que sabes! De no ser por ti monto aquí un cortocircuito”, dijo dándole un cariñoso apretón en el hombro.

Una vez aclarado todo, el operario se decidió: “¡Bueno, vamos allá! A hacer equilibrios encaramado en la escalera”. Entonces Eugenio dijo algo a lo que ni él mismo creyó que llegaría a atreverse. “Si quiere, se la puedo sujetar, no vaya a tener otro tropiezo”. Desde luego el hombre aceptó encantado. “Ya sabía yo que haríamos buena pareja… Por cierto, me llamo Alfonso ¿y tú?”, añadió para dar más confianza. “Eugenio”. “Pues mucho gusto… y deja de hablarme de usted, que ya somos colegas”. A Alfonso cada vez le iba poniendo más cachondo aquel gordito que se le estaba mostrando tan dócil. Le habría debido decir que, al menos se quitara la chaqueta para que estuviera cómodo, pero le daba más morbo que siguiera así de atildado para lo que se proponía conseguir. Alfonso se colgó unos cables al cuello y subió varios peldaños. Le dio instrucciones a Eugenio: “La escalera está firme. Será mejor que me vayas sujetando de las piernas”. Eugenio, tímidamente, puso las manos a la altura de las pantorrillas, pero Alfonso lo corrigió: “¡Más arriba, hombre! Tendrás más agarre”. Eugenio subió hasta los muslos y palpar sus recias formas empezó a provocarle palpitaciones. Además tenía de frente el orondo culo cuya raja quedaba marcada por la costura central del mono. Hay que decir que Eugenio, con una experiencia sexual más bien escasa y poco apasionada, estaba sintiendo un ardor inusitado por todo su cuerpo en la tesitura en que se hallaba. Para colmo Alfonso, mientras trajinaba por arriba, no perdía ocasión de ir soltando frases equívocas: “Así, así, agárrame bien”, “Contigo ahí trabaja uno más a gusto”. Por otra parte, con disimulo, se había ido desabrochando más el mono hasta la barriga e incluso soltó el botón inferior que se correspondía con la bragueta. Como no llevaba calzoncillos, algún movimiento indiscreto podía resultar revelador…

Alfonso estaba conectando cables en el orificio del techo y de pronto dijo: “Esto lo haré mejor si me giro… Tú me estás aguantando muy bien”. Fue dándose la vuelta hasta quedar apoyado en los talones y con el culo sobre otro travesaño. Eugenio lo ayudaba pasando las manos temblorosas de atrás a delante de los muslos. Fue cuando se dio cuenta de los cambios que se habían producido en el mono de Alfonso. Tontamente comentó: “¡Uy! Se te está desabrochando”. Alfonso replicó con descaro: “Así me estira menos y muevo mejor los brazos… Además me está entrando calor. No sé cómo resistes tan vestido”. “Estoy bien”, contestó Eugenio, aunque sudaba con su chaqueta y corbata. Pero es que por nada del mundo podía ahora dejar de sujetar de la forma en que lo estaba haciendo el cuerpo de Alfonso. Casi lo tenía abrazado y, ante su cara, percibía el abultamiento que iba mostrando la entrepierna, tan inestablemente protegida, de Alfonso. Éste, que vio llegado el momento de lanzarse, simuló dificultades con los cables y, con los brazos en alto, fue tensando el cuerpo hacia atrás. “¡Jodidos empalmes!”, maldijo. Pero la que realmente estaba empalmada era su polla, que poca resistencia tuvo que vencer para ir asomando ante la cara de Eugenio, que puso los ojos como platos y se le llenó la boca de saliva. Alfonso hacía como si no se diera cuenta y la polla ya estaba completamente fuera, mientras a Eugenio le iban entrando unas irrefrenables ganas de metérsela en la boca. Pero eso habría sido una osadía impensable para él y, en su lugar, optó por un torpe aviso: “Le ha pasado algo…”. Ni siquiera se atrevió a usar el tú. Alfonso miró hacia abajo y, sonriente, soltó: “¡Uy, sí! Se me ha salido ¿Te has asustado?”. “¡No, no!”, balbució Eugenio. “Entonces te gusta ¿no?”, se descaró Alfonso. Eugenio no contestó, pero su expresión, sofocado y con la boca medio abierta, lo decía todo. Alfonso lo animó: “¡Venga, hombre! No te prives. Yo también lo estoy deseando”. Eugenio, fuera de sí, sentía cómo le latía el corazón y el cerebro. Esto no le estaba pasando a él… Sin embargo, acercó la lengua al capullo y lamió el juguillo que lo abrillantaba. “¡Adentro!”, lo incitó Alfonso, que ya se había desabrochado del todo el mono. Ver sobre su cabeza aquel cuerpo rotundo y velludo excitó aún más a Eugenio. Se amorró a la polla y la chupó con un ansia nueva para él. La corbata se le había manchado de la saliva goteante y a Alfonso le daba un morbo tremendo que lo mamara con la chaqueta bien ajustada.

Todavía quiso disfrutar más del contraste entre su mono ya caído y la rígida vestimenta de Eugenio. Además no era cuestión de correrse todavía, lo que ocurriría si no lo paraba a tiempo. “¡Espera, que me bajo!”. Le encantó restregar su desnudez con los tejidos que envolvían a Eugenio. “¿Te gusto? Pues cómeme lo que quieras”, ofreció al verlo desbocado. Eugenio no se resistió a sobarlo por todas partes, acariciando el vello, para enseguida llevar la boca a las gordas tetas y chupar los pezones. “¡Uy, lo que me pone esto!”, exclamó Alfonso, que decidió que ahora sí que Eugenio no se libraba de lo que le exigía su deseo. “¡Bájate los pantalones!”, lanzó perentorio. Eugenio quedó parado y preguntó temeroso: “¿Para qué?”. “También tengo derecho a catarte ¿o no?”, respondió Alfonso poniéndole las manos sobre los hombros. Eugenio, nervioso,  se soltó el cinturón y los pantalones cayeron- Alfonso le echó mano a los calzoncillos para bajárselos también, pero lo encontró húmedos y pringosos. “¡Joder, si te has corrido!”. Eugenio musitó compungido: “No lo he podido evitar”. “Bueno, da igual”, dijo Alfonso, “A ver ese culo”. Eugenio se dejó dar la vuelta y Alfonso le levantó el faldón de la chaqueta. “De lo más apetitoso, como me imaginaba”. En efecto, el culo bien orondo y algo peludo asomaba haciendo estallar el deseo de Alfonso. “Échate sobre la mesa”. “¿Qué va a hacer?”, preguntó Eugenio trémulo. “¿Tú qué crees?”, replicó Alfonso, que ya lo estaba poniendo doblado sobre la mesa. “Eso no me lo han hecho nunca”, avisó Eugenio, que sin embargo se dejaba manejar dócilmente. “Pues ya va siendo hora”, insistió Alfonso, que le estaba sobando el culo. “¡Qué raja tienes más golosa!”. “Pero me va a doler…”, protestó Eugenio. “No es para tanto… Te va a gustar”. Alfonso ya hurgaba por la raja y tanteaba el ojete con un dedo. Presionó y lo metió entero. “¡Ostia, qué agujero más caliente!”. Pero Eugenio temblaba. “¡Ay, ay, uh, uh!”. Una palmada en el culo lo acalló. Alfonso apuntó la polla y apretó. “¡Joder, qué bien entra!”. “¡Sí, sí, pero me quema!”, gimoteó Eugenio. “¡Calla, quejica! Verás cuando me menee”, lo atajó Alfonso. Y vaya si se meneó, bombeando cada vez con más fuerza. Eugenio aguantaba la respiración, hasta que dejó de lamentarse. “¡Oy, si me está gustando!”, exclamó como si no pudiera creérselo. “Si tienes un culo para ser follado ¡Qué cachondo me estoy poniendo!”, dijo Alfonso cada vez más excitado, “Ya me falta poco”. Las últimas arremetidas fueron seguidas de un parón, con varios espasmos que confirmaron el vaciado de Alfonso. “¡Vaya corrida!”. Se apartó y Eugenio siguió sobre la mesa. “Parece que te ha sabido a poco”, ironizó Alfonso ayudándolo para que se levantara. Casi avergonzado, Eugenio mostró lo tiesa que tenía la polla. “Me he calentado mucho”. Alfonso se rio. “No hay nada como ser joven… Mira el tío otra vez empalmado”. Hizo que Eugenio se apoyara de espaldas en la mesa. “¡Venga, que te voy a premiar!”. Se agachó y se puso a chupar la polla. Eugenio resoplaba, pero pronto se contrajo y le dio toda la descarga en la boca. Alfonso la aguantó y, al soltarse, con los labios llenos de leche dijo: “¡Coño, esto se avisa!”.

Alfonso se volvió a poner el mono y Eugenio, pese a lo tiesos que le habían quedado los calzoncillos, se subió éstos y los pantalones. Alfonso comentó: “Se me ha quedado sin conectar la cámara… Pero ya se ha pasado el horario. Mejor que vuelva mañana”. Eugenio no se lo pensó: “¿Querrá que esté yo también aquí?”. “Si al señorito le ha quedado el culo hambriento…”, rio Alfonso.


7 comentarios:

  1. Morboso, caliente....Pero quizas un poco rapido...Sobre todo en las corridas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chico padecía eyaculación precoz...

      Eliminar
  2. Y con semejante incentivo quien no se correría

    ResponderEliminar
  3. Qué morboso eres escribiendo. Como siempre, me la has puesto bien tiesa imaginando la escena.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno este relato , muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. Me encantan tus relatos... Los Leo y re-leo to-do el tiempo. Re ganas todas mis pajas. No pares nunca de escribir. Cariños de un chaser!!!

    ResponderEliminar
  6. Estoy preparándome para ser escritor: Leo tus relatos con entusiasmo, ansiedad, simpatía e inusitada sorpresa.

    ResponderEliminar