jueves, 25 de abril de 2013

El sargento


El cumplimiento del servicio militar en un campamento –sí, esos eran mis tiempos– supuso para mí un cúmulo de experiencias, pero sobre todo una me dejó marcado para toda la vida. Yo era algo gordito y muy tímido, cualidades poco aptas para desenvolverse con soltura en ese ambiente. No obstante, traté de sobrevivir a base de discreción  y evitación de conflictos.

Al mando de mi unidad estaba un sargento que, desde el principio, me inspiró sentimientos contradictorios. Por un lado, se correspondía a la perfección con el tipo cuartelero y zafio, que se ufanaba groseramente de su virilidad. Por otro lado, y puede que en parte por esa  misma profusión de  testosterona, ejercía sobre mí un morboso atractivo. Cuarentón, rechoncho y fortachón, la sombra de una espesa barba, pese a ir siempre cuidadosamente rasurada, oscurecía su rostro confiriéndole fiereza. Los recios brazos, que casi reventaban la remangada camisa, extendían su pelambre hasta los nudillos. La misma exuberancia pilosa brotaba del cuello abierto todo lo que permitía el reglamento. La verdad es que era más fanfarrón que duro y le bastaba con despertar admiración.

Pánico me daba que se le ocurriera tomarla conmigo, al considerarme tan opuesto a él. Sin embargo, la dualidad en que me movía hacía que, si por una parte procuraba pasarle lo más desapercibido posible, por otra la mirada siempre se me iba allá donde estaba él. Nunca sabré qué es lo que llegó a captar, pero el caso es que empezó a reclamarme para pequeños servicios. A partir de ahí, entramos en una dinámica que me sumió en la confusión, al tiempo que me subyugó.

En una ocasión estábamos de maniobras, cargados con la impedimenta al uso. Llegamos a quedar los dos solos, separados del resto por un montículo. De pronto me dijo: “Sujeta esto, que voy a mear”. Me alargó su mosquetón y se abrió la bragueta. Se sacó la polla sin molestarse en darme la espalda. Se la movía con la mano jugando con el chorro, mientras que, con la otra mano, se subía la camisa secándose el sudor. Mi embarazo  no se le escapó. “¡Ni que fuera la primera minga que ves!”. Se la sacudió ostentosamente y, antes de guardársela, hurgó hasta sacarse también los huevos. “Cojones como éstos sí que no habrás visto… ¡Ja, ja, ja!”.  Correspondí solo con una risita de conejo. “¡Anda, vamos!”. Se guardó el aparato y recuperó su arma.

Otra vez, como castigo por una torpeza, el teniente me había hecho pasar toda una tarde limpiando varios vehículos. Acabé lleno de grasa y polvo cuando mis compañeros ya habían salido de paseo. Me dirigí a las duchas colectivas y allí, solo, me puse en remojo. El ruido del agua no me dejaba oír nada más, así que me llevé un sobresalto cuando, al girarme, vi en la puerta al sargento. “¡Vaya susto que te he dado! Estoy de guardia y he venido a ver quién andaba por aquí… Así que eras tú”. Seguía plantado sonriendo socarronamente y yo estaba de lo más nervioso. “¡Oye, me has dado una idea con este calor!”. Aunque los mandos tenían sus propias duchas, el sargento se desnudó allí mismo y se puso muy cerca de mí. La impresión que me produjo verlo de cuerpo entero casi me paraliza. El vello cubría sus redondeces más suavemente de lo que había imaginado y él se remojaba con voluptuosidad. Se jactó: “¡Tú tan blanquito y yo hecho un oso!”. Mientras, yo me iba enjabonando una y otra vez para disimular mi turbación. De pronto vi que se había empalmado y no tuvo el menor reparo en exhibirlo. “Es que voy de caliente… Hace una semana que no me trinco a una tía”. Por más que traté de evitarlo, el instinto se me puso en guardia. Él miró con naturalidad y sentenció: “¡Claro, a ti también te pasa! Y eso que no tienes pinta de ser tan fogoso como yo…”. En esa tesitura, no sabía qué podía pasar. Pero el sargento zanjó de repente la cuestión: “¡Venga, vamos a echarnos agua fría!... ¡Qué putada estar de guardia!”. ¿Se refería a no haber podido salir para echar un polvo o a que no era reglamentario enredarse allí conmigo? Fantaseé toda la noche acerca de ello.

Pasaron pocos días y el sargento tuvo que conducir un jeep para recoger un encargo. Me ordenó que lo acompañara para que la carga fuera más rápida. La intimidad del trayecto no dejaba de inquietarme. Pero él dedicó buena parte del tiempo a sus baladronadas y chistes malos, que cuanto más guarros más le hacían reír. Me sorprendió que sacara el tema. “¡Anda que no nos pusimos burros el otro día en la ducha! Es lo que tiene la milicia, la buena camaradería…”, exclamó con risotadas. Entró en un inhabitual mutismo y, al poco, se desvió para meterse entre un conjunto de árboles. Paró y me dijo algo más serio: “Pues yo sigo igual sin mojar…. ¿Por qué no nos hacemos unas pajas?”.  Su pregunta era retórica, porque ya se estaba soltando el cinturón y bajando los pantalones hasta las rodillas. “¡Mira cómo estoy ya!”. Y pude ver su contundente polla bien tiesa y mojada. “¡Anda, anímate! Que es mejor en compañía”, me interpeló. Así que pronto me encontré en su mismo estado. Empezamos meneando cada uno la suya y mirándonos de reojo. Pero pronto sugirió: “Tú a mí y yo a ti ¿vale? Así dura más”. Intercambiamos manos y no tardamos en resoplar los dos, él más estentóreamente. Aún intercaló: ¡Dale, dale! Y maricón el primero que se corra…”. Yo, que tenía in mente lo a gusto que habría usado con él la boca, me vacié antes. El sargento se limpió la mano con mis huevos y me conminó: “¡No pares, no pares, que retiro lo de maricón!”. Por fin se corrió con exageradas convulsiones en varios brotes de abundante leche. Cuando se calmó, no se abstuvo del autobombo: “¿Has visto lo que soy capaz de largar?”. Como yo me había quedado agarrado a la verga, me avisó: “¡Chaval, que te vas a quedar pegado!”. Echó mano de una bayeta que había en el salpicadero y nos limpiamos. Una vez recompuesta la ropa, reemprendimos la marcha en un relajado silencio hasta llegar a destino.
 

A estas alturas de tan peculiar trato, me tenía totalmente intrigado qué valor debía dar el sargento a sus expansiones conmigo. Desde luego, yo no podía hacer nada que supusiera tomar cualquier clase de iniciativa en un juego tan resbaloso. Solo me cabía elucubrar sobre cuál sería su próxima ocurrencia, si es que la había.

Un día en que teníamos la tarde de permiso, el sargento me abordó a la salida del campamento. “Ven conmigo, que te voy a llevar de putas”. Me entró pánico, porque eso no era precisamente lo que me pedía el cuerpo. Intenté improvisar una excusa, pero ya sabía que con él no valían. “A ver si va a resultar que eres virgen… Pues mejor, que ya es hora de que espabiles”. Quiso animarme: “Hay una que ya ni me cobra de lo bien que se lo pasa conmigo. Dice que soy el único cliente con el que se corre,…la muy puta. Te va a tratar de maravilla”. La situación me parecía de lo más delicada, porque si, como era de prever, no respondía a sus expectativas, podría quedar retratado y volverse contra mí su excesiva camaradería. Una virilidad burlada daría cabida al rencor, con horribles consecuencias para mí.

Como res al matadero hube de dejarme conducir a casa de su amiga, que nos recibió con muchas alharacas. “¡Ladrón, qué caro te haces de ver! Seguro que te gastas los cuartos con otras pelanduscas”. Y al verme: “Así que me traes carne fresca. Lo que tú no inventes…”. La mujer era madura y generosa en carnes. Llevaba una bata a imitación de un kimono que dejaba ver casi enteras sus abundosas tetas. El sargento le dio una palmada en el culo. “A mí ya sabes de sobras lo que me gusta. Y a éste lo vas a tener que poner al día”. Yo había desviado la mirada al entorno de la típica habitación, donde destacaban, aparte de la gran cama, un lavabo y un bidet. Cogido por sorpresa, el sargento me sujetó la cabeza y me estampó la cara en el canalón del escote de la matrona. “¡Esto sí que es buen género!”, afirmó. Ella entonces salió en mi defensa. “¡Déjalo, animal, que lo vas a espantar!”.

Empezó el ritual y ella a hacer de sacerdotisa. “No me quito la bata hasta que estéis encuerados, que os tengo que lavar la minga… A saber cómo la traéis del cuartel”.  Obedecimos dócilmente y me reconfortó algo ver de nuevo al sargento en pelotas. A su vez, la mujer quedó solo con un tanga rojo. “¡A bocaos te lo voy a arrancar!”, le espetó el sargento. Pero ella no le hizo caso. “¡Venga, al lavabo!”. Nos pusimos los dos a cada lado con las pollas sobre el borde. La del sargento ya lucía morcillona y, a medida que se la mojaban y enjabonaban, se iba poniendo en forma. La mía, en cambio, no se inmutó, para mi vergüenza. La mujer fue indulgente. “El pobre está nervioso”.


Ya secados, el sargento se empeñó en tutelarme. “Túmbate y verás qué mamada… Yo puedo esperar”. Obedecí – ¡qué remedio!– y la mujer, entonces, restregó las tetas por mi cuerpo hasta llevar la cara a mi entrepierna. No usó las manos sino que directamente sorbió mi polla y yo intenté relajarme no perdiendo de vista al sargento, que se la meneaba observándonos a su vez. Aunque hube de reconocer la profesionalidad con que era mamado, todo se trastocó por un gesto insólito del sargento. Como yo había quedado muy cerca del borde de la cama, el hombre se acercó a mi cabeza y me ofreció su verga. Con toda naturalidad me dijo: “Anda, chúpamela tú mientras”. No me pensé dos veces tan inesperada oferta, así que mi boca se apoderó del deseado miembro. “¡Joder, si chupa mejor que tú!”, exclamó. La doble maniobra logró que me pusiera de lo más excitado. “¡Para, para, que se la meto en el coño!”. Se apartó de mí y se dirigió a la mujer, quien previsora se deshizo del tanga. Sin contemplaciones, el sargento hizo que se girara y quedara boca arriba sobre la cama. Se encajó entre sus piernas abiertas y resopló. “¡Me gusta este chocho tan caliente!”. No se olvidó de mí, que me puse de pie a su lado luciendo aliviado mi lograda erección. “Verás lo que aguanto. La voy a volver loca”. Empezó a bombear ufano y la mujer emitía unos suspiros in crecendo, probablemente fingidos. Yo no quitaba ojo de su culo peludo subiendo y bajando. En sus últimos espasmos, acompañados de bramidos, casi aplasta a la mujer, que cuanto antes intentó librarse. “¡Puaf, qué polvazo!” (Él se lo decía todo) “Ahora tú, que ya has visto cómo se hace”. Pensé que lo que más me había gustado había sido mamársela. “Pero espera, que voy a mear y a limpiarme”. Usó el lavabo para ambas cosas, dejando correr el agua.

La mujer, en su sabiduría, aprovechó para susurrarme al oído: “No tienes que hacer nada que no te guste ¿Te crees que no te he calado? Si solo te pone el sargento… Déjame a hacer a mí”. El sargento ya volvía con su autobombo. “Veréis lo poco que tarda en ponérseme dura otra vez”. Yo también volvía a tenerla floja, aunque por motivos distintos. Me miró con desagrado. “¿Así estás tú? ¿Mucha hembra para ti?”. Aquí intervino mi protectora. “¡No seas bestia! ¿Cómo quieres que el chico se anime contigo alardeando por aquí? Ya vendrá otro día él solo y quedará apañao”. El sargento encajó el golpe. “¡Vaya madrina te ha salido! Pues espera un poco que yo quiero mojar otra vez”. La mujer estaba dispuesta a zanjar el asunto. “¡Vas listo tú! Sin pagar y doble ración… Bastante escocía me has dejado ya”. Con el orgullo un tanto herido, el sargento ordenó retirada.

No volvió a hacerme el menor comentario sobre la visita a su amiga, aunque siguió con las fanfarronadas, a todo el que quisiera oírlo, de sus dotes de su seducción con las putas de la comarca. Por mi parte, la forma tan desenfadada en que me utilizaba como estimulante sexual, cuando le venía en gana, me tenía desconcertado. Nos habíamos pajeado mutuamente y hasta había hecho que se la chupara como si tal cosa. Todo lo cual me tenía obsesionado y alimentaba mis fantasías. Pero solo podía quedar subordinado a su capricho, sin arriesgarme a dar un paso en falso.

No tardó en buscar la ocasión de estar a solas conmigo. Sin el menor empacho me soltó: “¿Sabes que el otro día me la chupaste muy bien?”. No se me ocurrió más que contestar: “Hombre, estábamos todos excitados…”. “Sí, pero en plan de confianza, tampoco me pareció mal”. Ya me lo vi venir y, con el corazón palpitando, dejé que siguiera largando. “Si no miras, no hay diferencia…”. “Tiene usted razón, mi sargento”, apostillé recalcando la jerarquía. “¿Me lo volverías a hacer? Con lo cargado que voy…”. “Si eso lo alivia…, con la misma confianza”. Esta palabra parecía que neutralizaba cualquier prejuicio. “¡Uf! Nada más pensarlo me he puesto burro… Es que soy un semental”. “Ya lo sé, mi sargento. Y yo a su disposición”. “Pues venga…”. Se bajó los pantalones, se arremango la camisa sobre la barriga, se sentó en el camastro y se echó hacia atrás mirando al techo. La verga ya le hacía ángulo recto con el peludo vientre. Procurando que no se me notara demasiado la excitación, me aventuré a preguntar: “¿Quiere que lo toque también un poco para animarlo?”. “¡Haz y no hables!”. Me contuve para no darle un sobeo demasiado evidente, pero pasar las manos por su pelambre y cosquillearle los huevos me embriagó. Como empecé a frotarle la polla, me atajó: “¡Que no es una paja, eh!”. “Descuide”. Y como sabía que eso lo alagaría añadí: “¡Qué bien dotado está usted, mi sargento!”. Él rezongó. Ya sí que pasé a mamar con toda mi alma. Antes de que se le entrecortara la respiración, profirió: “¡Igualito que las putas… o mejor”. Yo chupaba arriba y abajo hasta ahogarme y le daba repasos con la lengua. Él parecía concentrado, con resoplidos intermitentes. Cuando éstos subieron de volumen, le oí decir: “¡Que me voy a ir!”. Para no interrumpirme, le di unos cachetitos en los muslos animándolo. Empezó a lanzar erupciones de leche ácida que tenía que ir tragando para que no me rebosaran de la boca, sujetándome fuerte a sus piernas para contrarrestar sus espasmos. Él reprimía los rugidos para no armar demasiado escándalo. Por fin exclamó: “¡Ostia, tú, qué bien me he quedado!”. Echó mano a la entrepierna y, al notar que todo estaba seco, preguntó sorprendido: “¿Te la has tragado?”. “Lo que no mata engorda, mi sargento… Y hay confianza”. Le hizo gracia mi ocurrencia. Pero de pronto reflexionó muy serio: “Esto entre tú y yo ¿entendido?”. “Faltaría más, mi sargento”. Lo que me faltó fue tiempo para, nada más quedarme solo, hacerme una paja impresionante.


El secreto compartido pareció unirlo más a mí. Como si se le hubiera abierto una perspectiva que no tenía por qué considerar incompatible con su indiscutible hombría. Incluso cabría pensar que el hecho de tenerme tan dócil a sus ocurrencias compensaba el trato burlón que sin duda provocaban sus prepotentes maneras de abordar a las mujeres, más esquivas y caras. El caso es que la senda en la que había entrado conmigo seguía dándole vueltas por la cabeza. Muestra de ello fue que no tardara en volver a sacar el tema. “¿A ti te gustó chupármela?”. Sabía que tenía que ir con pies de plomo para no herir su virilidad. “¡Cómo no me iba a gustar algo que a usted le vino tan bien!”. “¿Pero te puso cachondo?”. No me iba a pillar. “Hombre, es que la calentura de usted se contagia”. Tras la adulación me aventuré algo más. “Fíjese que después me hice una paja”. Me di cuenta de que esta confidencia había sido una temeridad, porque arrugó el ceño pensativo. “A ver si va a resultar que estás abusando de mí…”. Me puse en guardia. “¡Cómo puede pensar eso, mi sargento! Si me la meneé fue porque yo también iba cargado… Nada que ver con lo que le hice”. “Más te vale, porque como se te ocurra proponerme que yo te la chupe vas directo al calabozo”. “Por dios, mi sargento, eso sería inconcebible”. Aún le vino un recuerdo. “Y no te confundas con la paja que te hice en el coche… Eso fue una apuesta”. Quedó claro que el nivel de confianza –palabra que usaba de comodín– era de su exclusiva competencia. Pero, aunque yo claro que había fantaseado con una mamada suya, ¿por qué sacaba él el tema?


Lo que vino después, aparte de chupársela alguna vez más, procurando comportarme de la forma más aséptica posible –él bien que lo disfrutó–, supuso un frente más en su  particular forma de usarme para satisfacer su retorcida sexualidad. Con la excusa de la confianza me comentó un día: “¿Sabes que si quieres dar por culo a las putas te cobran más?...Y encima les gusta a las muy zorras”. Me puse inmediatamente en guardia. En ese aspecto era todavía virgen y los bruscos modos del sargento eran de temer. Mi “¡Vaya!” le debió resultar tibio, así que alargó el tema. “Tiene su gracia, porque cambias de agujero y te aprieta más la polla”. “Usted se las sabe todas, mi sargento”, fue lo único que se me ocurrió. “Además, como las coges por detrás, importa menos que sean guapas o feas… Un culo es un culo”. “Claro, todos tenemos uno”, dije tontamente. “Tú mismo…, por poner un ejemplo, visto de espaldas, llenito y con poco pelo…”. “Mi sargento, mi sargento…”. “¡Coño, que era por hablar! ¡A ver qué te vas a creer!”. Ya me sabía su táctica de ir dejando caer, pero ahora dudaba de hasta donde llegaría.

Pues no pasaron ni veinticuatro horas, que me impusieron un arresto de fin de semana a cumplir en prevención. Ignoraba el motivo, pero lo entendí todo cuando supe que el encargado de mi vigilancia iba a ser precisamente el sargento. Era un barracón aislado donde no habría nadie más. Fingió disgusto al recibirme: “Por tu culpa me ha tocado quedarme el fin de semana… ¡Con las ganas que tenía yo de echar un polvo!”. Traté de contemporizar. “Cuánto lo siento, mi sargento. Si en algo lo puedo remediar…”. “¡Sí, claro, tú y tus mamadas! Pero es que, después de lo que hablamos ayer, tenía yo el capricho de trincarme por detrás a alguna tía”. “En eso, yo…”. “¡Claro, claro… cómo se te ocurre!”. Se marchó con gesto adusto. “Luego nos vemos, cuando acabe la ronda”. Me quedé convencido de que, fuera cual fuera la estratagema que se le ocurriera, estaría dispuesto a conseguir su propósito. Por lo demás, la atracción morbosa que ejercía sobre mí me inclinaba a darle facilidades. Pero, si me iba a acabar penetrando, que al menos no fuera a lo bestia.

Cuando volvió, puso ya en marcha todas sus dotes de convicción. Incluso con una, inusual en él, actitud de humilde persuasión. Se sentó a mi lado en el camastro y me cogió una mano llevándola a su paquete. “Mira cómo estoy ya”. Duro como una piedra. “Pues si quiere…”. “¡No, espera, espera! Hay que saber controlarse”. Me apartó la mano y adoptó un aire soñador. “¿Te acuerdas de la primera vez que nos vimos? Me refiero en confianza…”. Por supuesto que lo recordaba. “¿En las duchas?”. “Pues ahí fue donde ya me fijé en tu culo… Con los chorros del agua y la poca luz, talmente el de una tía”. “¡Vaya, gracias!”, me hice valer. “Ya sé que no es lo mismo… Pero en confianza, si ya te la meto en la boca…”. La palabra mágica que lo excusa todo. “Pero eso debe doler… y usted es muy enérgico, mi sargento”. “Las tías dicen que solo al principio. Luego les gusta”. Me sentía acorralado y, al mismo tiempo, tentado. ¿Ser desvirgado por un pedazo de tío como el sargento acaso no formaba parte de mis fantasías? Sin embargo, la perspectiva de bajarme los pantalones y que me la metiera sin más me parecía demasiado sórdido. Al menos intentaría mejorar el erotismo de la faena. “Es que así, con los uniformes, hace mal efecto”. Se le iluminaron los ojos ante lo que apuntaba a una aceptación. “¡Pues en pelotas…, como en las duchas!”. Iba tan salido que fue el primero en quitarse toda la ropa. Yo me enredé de lo nervioso que estaba y por echarle ojeadas a ese cuerpo que tanto me excitaba. Su verga, desde luego, ya se elevaba amenazante. “¡Venga ya, joder, y enseña ese culo!”. Me observó de espaldas. “¡Redondo y prieto… no me hace falta más, aunque no seas una tía!”. Me tomó de los hombros y me llevó ante una mesa. “¡Anda, échate ahí!”. Me apoyé sobre los codos y afirmé las piernas. Antes avisé: “Si no me pone al menos algo de saliva igual no entra”. “¡Ya sé lo que hay que hacer, chochito delicado!”. Pero se puso en cuclillas y me abrió la raja a dos manos, lanzando varios escupitajos. Enseguida se levantó y note cómo restregaba la polla sujetada con una mano. Se centró y empezó a empujar con una respiración ansiosa. Un fuerte ardor me fue invadiendo, aunque la propia estrechez del conducto lo obligaba a ir despacio. Sentí que la parte más gruesa del capullo había ya entrado y, aguantando el dolor, traté de relajarme. “¡Costó pero entró!”, exclamó el sargento ufano, “¡Ahora hasta los huevos!”. Y vaya arremetida que me dio, que casi me derrengo sobre la mesa. El bombeo que imprimió a la gruesa verga me desgarraba por dentro y me arrancaba gemidos, que le eran indiferentes, o más bien lo enardecían. “¡Qué bueno, qué bueno!”, y se agarraba fuerte a mis caderas. Yo mismo me llegué a sorprender de que se me fuera produciendo una especie de distensión interior que hacía la quemazón más soportable e, incluso, llegara a ser placentera. Hasta el punto de sentir que mi propia polla, encogida por el pánico, se iba llenando. Mis gemidos cambiaron de tono y él lo captó. “¡Si hasta te está gustando, so puta! ¡Pues verás lo que aguanto!”. Alardeando se permitía sacarla y volver a entrar con más ímpetu. Pero el aguante se le fue acabando hasta casi quedar en trance. En varias embestidas finales fue descargando su abundante lechada, con estertores y bufidos. Echó todo su cuerpo sobre el mío y la polla fue resbalando hacia fuera. “¡Ostia, qué bueno ha sido!”, fue su veredicto. Me enderecé y, con las piernas tambaleantes, me dejé caer en el camastro. A pesar de mi cuerpo dolorido, me embargaba una fuerte excitación. Al ver que mi polla estaba dura, exclamó riendo: “¡Anda tú, qué bien te ha sentado!”. Yo solo pensaba ya en una cosa. “Con su permiso o sin él me voy a hacer una paja”. “¡Claro, hombre, que así rebajas tensión!”. Mirando cómo, orgulloso de haber conseguido su objetivo, se exhibía con la verga aún medio hinchada y enrojecida, me masturbé frenético hasta que la corrida me dejó exhausto.


Aún me enculó un par de veces más en sus rondas de vigilancia, ‘en confianza’ y sin que aparentemente afectara a su estatus de supermacho. En cuanto a mí, satisfechos sus caprichos, no le creaba el menor problema de conciencia. He de reconocer que me dejó preparado para la vida futura y, durante mucho tiempo, formó parte de mis fantasías más jugosas. Porque, tras unos días sin verlo, pregunté por él y me sorprendió –o no tanto– que había sido arrestado por haberse metido en una fuerte pelea en una casa de putas. Terminó mi período de campamento y le perdí la pista a mi sargento.

14 comentarios:

  1. Excelente relato, me ha dejado un buen sabor de boca y me ha excitado realmente. Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Un relato muy excitante y muy bien redactado...
    Gracias

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, el tema des ejército siempre me ha excitado mucho, e imaginaros con los uniformes, mmm...

    ResponderEliminar
  4. Como todos tus relatos, muy exitante. Para mi, este es el mejor relato. No habia llegado a la culiada cuando acabe la primera vez y la segunda termine junto con el sargento. Saludos desde Guatemala

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos. Me alegro de que disfrutéis

    ResponderEliminar
  6. Excelente relato, ya quisiera yo a ese sargento

    ResponderEliminar
  7. Me tienes goteando. Gracias por tus relatos.
    Es mi sueño desde el closet, encontrarme con un hombre robusto y maduro.

    ResponderEliminar
  8. Ojú, ,siempre qe leo un relato tuyo se me pone la polla chorreando y termino con un buen pajote,
    Eres un máquina, gracias

    ResponderEliminar
  9. Eres lo maximo en relatos gracias por danos tantas fantasias en que pensar para proporcionarnos tremendas pajas. el venezolano

    ResponderEliminar
  10. Como estés de bueno como tu cuentas los relatos eres fantástico me gustaría conocerte y hacer el relato verídico de tu vida lo eres todo para mi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que confundir la ficción con la realidad

      Eliminar
  11. Desde que leo tus relatos me masturbomás que un niño de 12años a mis 46 me gustaría experimentar contigo el relato de tu vida

    ResponderEliminar
  12. Hey tío, eres un Genio de aquellos. De los mejores relatos que existen. Saludos.

    ResponderEliminar